Escrito por Diego Fernández

España Mundo Deportivo

(Foto: Mundo Deportivo)

Hoy empiezan los “cruces” para la Selección Española de Baloncesto Masculino, aunque sea de una forma metafórica.

No sumar un triunfo supondría la eliminación virtual, quizás matemática, del torneo olímpico, tras las dos derrotas iniciales, y a falta de cruzarse tanto con Argentina como con Lituania.

Es cierto que España podía haber ganado los dos partidos contra Brasil y Croacia, sin necesidad de haberlo hecho mucho mejor.

Contra los croatas, un rebote defensivo no capturado y una pérdida incomprensible de Sergio Rodríguez les situaba 2 abajo a un minuto del final, desaprovechándose la última posesión para empatar.

Dos días después, contra los anfitriones Pau erraba dos tiros libres, y un despiste monumental de Mirotic en el cierre del rebote facilitaba un palmeo de Marquinhos a 5 segundos para acabar, desperdiciándose también la última posesión.

Ahora llega la tercera jornada, y los de Scariolo son claros favoritos en el encuentro de hoy, ante una Nigeria que tampoco ha ganado ningún partido, y que ha perdido al barcelonista Lawal por lesión.

Día propicio para “cazar” la primera victoria. Aún así, es necesario que ésta venga acompañada de unas sensaciones generales de mejoría en el juego ofensivo. Recuperar jugadores, mejorar en dinámica de juego, confianza y concentración.

Veremos la situación de Ricky. La distancia que le están dando sus defensores está dificultando el ataque colectivo, mientras que el base realiza un juego previsible sin crear ventajas a compañeros, lejos de la frescura que se espera de él, y con errores defensivos importantes. Scariolo confirmó su titularidad en estos JJOO, pero tras lo visto hasta ahora no sería extraño ver cambios al respecto, con un Sergio más entonado, y un casi inédito Calderón, que quizás podría aportar algo al grupo.

La batería de escoltas y aleros también tienen que dar un paso al frente. Sólo Llull (9 y 11 ptos) está sumando con regularidad desde el perímetro. Se están fallando tiros cómodos, y lo que es peor, renunciándose a otros igual de asequibles y necesarios de tomar para abrir la cerrada defensa que nos encontramos ante Pau. Abrines también podría ayudar en esto.

La rotación interior está menguada ante la escasa presencia en pista de Willy, con apenas tres minutos jugados en todo el evento. Gasol y Mirotic suman muchísimos minutos, bajando su aportación en la segunda jornada.

El ritmo de juego será capital. España necesita correr y llegar jugando. Abusamos del 5×5 con el objetivo de dar balones a Gasol, pero hace falta involucrar a más jugadores en la ofensiva. Muchos de ellos encuentran ventajas en un juego dinámico, hay que crecer en este aspecto.

¿Pasaremos “ronda”? En unas horas, salimos de dudas.