Escrito por Diego Fernández

FC

¿Por qué somos entrenadores? ésta es una pregunta importante, y que seguro genera diferentes tipos de respuestas.

Quiero enseñar todo lo que sé sobre...” Suena un tanto pretencioso, aunque es cierto que con el paso del tiempo adquirimos una serie de conocimientos que deseamos transmitir a los que nos rodean, y que al dominarlos (nunca del todo), nos hace sentirnos fuertes y cada vez más seguros.

Quiero ayudar a mejorar a mi jugador” Un enfoque diferente. En vez de (sólo) enseñarle lo que sé, me centro en mejorarle. Pero si hacemos esto, ¿dónde está nuestro techo? Es decir, si no le enseño sólo lo que sé, sino que mi objetivo es mejorarle, seguramente tenga que aumentar mi nivel, porque con lo que sé, puede que no sea suficiente.

Y aquí es donde entra la propia inquietud del entrenador a la hora de apostar por su formación y su crecimiento como entrenador, que repercutirá en un crecimiento personal más allá del baloncesto. Reconocer que no lo sabemos todo, que no tenemos todas las respuestas, y que podemos aprender mucho de los demás, es el primer paso. A partir de este punto, ¿qué estamos dispuestos a hacer?

Formarse, mejorar nuestro nivel, no es gratis, en ningún sentido. Requiere esfuerzo de tiempo, económico. “Es que no tengo tiempo para…” “Si fuera más barato…” “Es que es verano, necesito descansar…”

Es cierto que a veces no tenemos tiempo para hacer algo, se nos escapa del presupuesto, o necesitamos esa semana libre para desconectar y volver con energías renovadas. Sin embargo, si escapamos de las excusas puntuales, y realmente sentimos la necesidad de crecer como entrenadores, encontraremos tiempo y recursos económicos para invertirlos en formación. Nos ayudará a ser mejores, a sentirnos aún más seguros, y a desear seguir con nuestra formación continua.

Pero para ello, primero debemos querer formarnos, notar la necesidad de ello, siendo lo suficientemente humildes como para darnos cuenta de que hay mucho más mundo que el nuestro, y que otras visiones nos ayudarán a crecer, y también a poner en valor nuestro propio conocimiento.

Ahora que terminan las competiciones, parece un periodo ideal para dedicar recursos en este sentido. Además, lo que hacemos nos gusta, por lo que podremos disfrutar en el proceso. Todo ventajas.

Leave a reply

Your email address will not be published.

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>